Ray Ban 6378

Doy fe de haber visto a un seor arrodillado golpear con su sombrero el pavimento, del que brotaba ese vaho que al mediodía semeja una olla de aceite hirviente. Se quejaba: "Por qué nos abandonaste?";…